Subir a bordo del avión, escuchar ese ruido de los motores, sentir la velocidad, olvidarte de todo, pensar sólo en volar, disfrutar de las vistas tanto si vuelas de día como de noche…

Y vivir literalmente del aire, o lo que es lo mismo:
que además te paguen por ello.

¿No te parece que ser piloto de avión es la profesión más bonita del mundo?

Si estás leyendo esto es porque tú también lo piensas.

Pero mira.

Te habla David Fernández, una de las alas de PULSE.

Con 18 años hice la mili porque sabía que me tocaría en el Aeropuerto de Torrejón.

Y yo quería ser piloto.

Pensé: hago la mili, estoy con los aviones cargando maletas, después me hago la carrera militar de piloto y a los 2 años me paso a la aviación civil.

Pero con todos mis respetos a los militares, esto de que porque pase por detrás de ti un mando (obviamente no lo veas) y no lo saludes, te metan en el calabozo, no era algo que estaba dispuesto a soportar.

Así que me puse a trabajar.

Ya con 27 años, siendo directivo de una empresa, me saqué mi titulación de piloto.

Tenía que compaginar mi trabajo, que era muy exigente, con la formación para piloto.

Estudié en una escuela en Cuatro Vientos, lo que suponía para mí, entre idas y venidas, atascos y horas de clase, “perder” entre 5 y 6 horas de mi día.

Y luego estudiar al llegar a casa.

Era agotador.

Aún así logré mi licencia en 2 años.

Si hubiese tenido la oportunidad de estudiar la parte teórica online, lo hubiera hecho encantado.

Porque me habría ahorrado un montón de horas de atascos, dinero, esfuerzo y energía.

Pero en aquél tiempo era algo impensable.

También hubo algo importante que me faltó en mi formación como piloto.

Un entrenamiento de mentalidad para ayudarte a silenciar ese come come (incertidumbres y miedos) que, en ocasiones, se convierte en un obstáculo a la hora de estudiar para esta profesión.

(Como el profundo respeto a volar, el enfrentarte por primera vez a coger los mandos del avión aún con el instructor al lado, las dudas de si serás capaz de resolver situaciones adversas que se puedan dar en cabina, y la incertidumbre de no saber si estás haciendo lo correcto, cuando ya has hecho la importante inversión que exige la carrera de piloto).

En definitiva, mirando atrás y con la experiencia que me han dado los años, he podido describir cómo sería la escuela de pilotos en la que me hubiera gustado sacarme mi licencia de piloto…

Una escuela más dinámica, donde me hubiera sentido responsable y líder de mi formación. Donde me hubiera sentido apoyado, escuchado y guiado por los instructores. Y donde hubiera recibido esa ayuda a la gestión emocional y mental que te comentaba antes.

Pues bien.

La vida ha hecho que me topara con Natalia Calvo (el otro ala de PULSE y la responsable de idear el concepto de escuela que somos), que además de conocer desde dentro los intríngulis de la profesión por efectos colaterales, conoce en profundidad la importancia del entrenamiento emocional y de mentalidad para conseguir los mejores resultados en profesiones de alto rendimiento, como lo es la profesión de piloto.Y de esta unión profesional, vocacional y pasional nace PULSE.

PULSE somos un piloto comercial, con más de 3.000 horas de vuelo y tantas otras de instrucción y examen a pilotos, y una ejecutiva formada en coaching, que sabe lo que no está escrito de liderazgo, dispuestos a transformar el sistema formativo de una de las profesiones más bonitas del mundo.

No somos una escuela de aviación tradicional pero también te ofrecemos todo lo que te puede ofrecer una escuela de pilotos al uso.

Para entender bien si el modelo de escuela que somos encaja con lo que estás buscando y conocer nuestra propuesta formativa, sólo hay una ruta…

Apúntate a nuestra newsletter

Te mandamos por mail la ruta de vuelo que tienes que seguir para convertirte en Piloto Pulse

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos.

Dice Natalia Calvo, el otro ala de PULSE y jefa de este tinglado, que para ella los pilotos son como los X-men… Ya, sé lo que estás pensando, pero espera, te lo explica ella misma aquí abajo.

Aquí Natalia Calvo para contarte lo de los X-men y otras cosas que, si sueñas con ser piloto, casi seguro que te interesan…

Mira.

Siempre he vivido en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas.
Es una zona de paso de aviones, no se escuchan pero se ven.

Aunque nunca he aspirado a ser piloto, mi día a día era ver los aviones, desde muy pequeña.

Y cuando los veía pasar, sentía una admiración profunda, por la perspectiva del mundo que tiene quien viaja en ellos, desde ahí arriba.

Pero mi sueño infantil era organizar unas olimpiadas.

De ahí que acabé estudiando INEF y trabajando en la dirección y organización de eventos deportivos tiempo después.

Esta pasión mía por el deporte hace que yo entienda, a los pilotos que queremos formar en PULSE, como atletas de élite.

Pilotos de alto rendimiento, me gusta decir.

Para mí los pilotos son como los X-men.
Que los ves y parecen normales, humanos. Como si te cruzas con Lobezno por la calle cuando no lleva las garras a la vista.

Pero los pilotos tienen la capacidad de desafiar las leyes de la gravedad.

Y de la genética.

Pues consiguen hacer lo que el ser humano siempre ha deseado y no puede hacer por sí mismo: imitar a los pájaros.

 

Claro, este superpoder conlleva una gran responsabilidad.

Y precisamente por eso es tan importante que el piloto tenga la cabeza y las emociones en su sitio cuando está a los mandos de un avión.

Por eso, si eres piloto, eres un ser de alto rendimiento.

Porque te estás jugando la vida (no solo la tuya) en un vuelo de una hora, igual que Gervasio Deferr se jugaba la medalla olímpica de oro en los 7 segundos que duraba su carrera y salto al potro.

Tienes que estar plenamente concentrado en tu misión, que es llevar el avión. Y de ahí la importancia del entrenamiento mental y emocional que yo lidero en PULSE.

Y también por eso en PULSE te ofrecemos toda la formación necesaria para que no sólo apruebes tu examen y obtengas tu licencia de piloto, sino que puedas convertirte en el mejor piloto que quieras llegar a ser.

Pero para ser ese mejor piloto, lo primero es suscribirte a nuestra newsletter. Como ves, el primer paso no es nada exigente…

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos.

¿Quieres dar ese primer paso?

Bien, hemos hablado de las alas de PULSE, David y Natalia, pero un avión no está completo sin el fuselaje, ni nuestra escuela sin su equipo.

Y sí, claro que tenemos un equipo.

No te vamos a decir que son profesionales expertos en aviación y en entrenamiento emocional y mental, porque aunque lo son, nos parece obvio.

Preferimos decirte que el equipo de PULSE va a hacer que salgas de esta escuela, no sólo con una licencia de piloto, sino con la confirmación de haber hecho la elección correcta.

Son instructores y coaches que, además de enseñarte la profesión de piloto, van a impulsarte cuando más lo necesites. Para resolver dudas sobre tu carrera de piloto y superar los miedos e incertidumbres propios de este proceso.

En definitiva, si a alguien vas a tener que echarle la culpa de haberte convertido en un piloto de alto rendimiento, va a tener que ser al equipo de PULSE, por mucho que nos pese.

Sí, piloto de alto rendimiento, como te explicaba Natalia más arriba. Pero si quieres entenderlo mejor y conocer nuestra propuesta formativa, sólo tienes que suscribirte a nuestra newsletter.

Déjanos tu email

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos, aunque esto sí que te lo hemos repetido.

Por cierto, hablando de estar concentrado en el avión, en PULSE vamos a formarte de tal forma que las veces que tengas que decir...

en tus comunicaciones con la torre de control, sean pocas o ninguna.

Subir a bordo del avión, escuchar ese ruido de los motores, sentir la velocidad, olvidarte de todo, pensar sólo en volar, disfrutar de las vistas tanto si vuelas de día como de noche…

Y vivir literalmente del aire, o lo que es lo mismo:
que además te paguen por ello.

¿No te parece que ser piloto de avión es la profesión más bonita del mundo?

Si estás leyendo esto es porque tú también lo piensas.

Pero mira.

Te habla David Fernández, una de las alas de PULSE.

Con 18 años hice la mili porque sabía que me tocaría en el Aeropuerto de Torrejón.

Y yo quería ser piloto.

Pensé: hago la mili, estoy con los aviones cargando maletas, después me hago la carrera militar de piloto y a los 2 años me paso a la aviación civil.

Pero con todos mis respetos a los militares, esto de que porque pase por detrás de ti un mando (obviamente no lo veas) y no lo saludes, te metan en el calabozo, no era algo que estaba dispuesto a soportar.

Así que me puse a trabajar.

Ya con 27 años, siendo directivo de una empresa, me saqué mi titulación de piloto.

Tenía que compaginar mi trabajo, que era muy exigente, con la formación para piloto.

Estudié en una escuela en Cuatro Vientos, lo que suponía para mí, entre idas y venidas, atascos y horas de clase, “perder” entre 5 y 6 horas de mi día.

Y luego estudiar al llegar a casa.

Era agotador.

Aún así logré mi licencia en 2 años.

Si hubiese tenido la oportunidad de estudiar la parte teórica online, lo hubiera hecho encantado.

Porque me habría ahorrado un montón de horas de atascos, dinero, esfuerzo y energía.

Pero en aquél tiempo era algo impensable.

También hubo algo importante que me faltó en mi formación como piloto.

Un entrenamiento de mentalidad para ayudarte a silenciar ese come come (incertidumbres y miedos) que, en ocasiones, se convierte en un obstáculo a la hora de estudiar para esta profesión.

(Como el profundo respeto a volar, el enfrentarte por primera vez a coger los mandos del avión aún con el instructor al lado, las dudas de si serás capaz de resolver situaciones adversas que se puedan dar en cabina, y la incertidumbre de no saber si estás haciendo lo correcto, cuando ya has hecho la importante inversión que exige la carrera de piloto).

En definitiva, mirando atrás y con la experiencia que me han dado los años, he podido describir cómo sería la escuela de pilotos en la que me hubiera gustado sacarme mi licencia de piloto…

Una escuela más dinámica, donde me hubiera sentido responsable y líder de mi formación. Donde me hubiera sentido apoyado, escuchado y guiado por los instructores. Y donde hubiera recibido esa ayuda a la gestión emocional y mental que te comentaba antes.

Pues bien.

La vida ha hecho que me topara con Natalia Calvo (el otro ala de PULSE y la responsable de idear el concepto de escuela que somos), que además de conocer desde dentro los intríngulis de la profesión por efectos colaterales, conoce en profundidad la importancia del entrenamiento emocional y de mentalidad para conseguir los mejores resultados en profesiones de alto rendimiento, como lo es la profesión de piloto.Y de esta unión profesional, vocacional y pasional nace PULSE.

PULSE somos un piloto comercial, con más de 3.000 horas de vuelo y tantas otras de instrucción y examen a pilotos, y una ejecutiva formada en coaching, que sabe lo que no está escrito de liderazgo, dispuestos a transformar el sistema formativo de una de las profesiones más bonitas del mundo.

No somos una escuela de aviación tradicional pero también te ofrecemos todo lo que te puede ofrecer una escuela de pilotos al uso.

Para entender bien si el modelo de escuela que somos encaja con lo que estás buscando y conocer nuestra propuesta formativa, sólo hay una ruta…

Apúntate a nuestra newsletter

Te mandamos por mail la ruta de vuelo que tienes que seguir para convertirte en Piloto Pulse

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos.

Dice Natalia Calvo, el otro ala de PULSE y jefa de este tinglado, que para ella los pilotos son como los X-men… Ya, sé lo que estás pensando, pero espera, te lo explica ella misma aquí abajo.

Aquí Natalia Calvo para contarte lo de los X-men y otras cosas que, si sueñas con ser piloto, casi seguro que te interesan…

Mira.

Siempre he vivido en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas.
Es una zona de paso de aviones, no se escuchan pero se ven.

Aunque nunca he aspirado a ser piloto, mi día a día era ver los aviones, desde muy pequeña.

Y cuando los veía pasar, sentía una admiración profunda, por la perspectiva del mundo que tiene quien viaja en ellos, desde ahí arriba.

Pero mi sueño infantil era organizar unas olimpiadas.

De ahí que acabé estudiando INEF y trabajando en la dirección y organización de eventos deportivos tiempo después.

Esta pasión mía por el deporte hace que yo entienda, a los pilotos que queremos formar en PULSE, como atletas de élite.

Pilotos de alto rendimiento, me gusta decir.

Para mí los pilotos son como los X-men.
Que los ves y parecen normales, humanos. Como si te cruzas con Lobezno por la calle cuando no lleva las garras a la vista.

Pero los pilotos tienen la capacidad de desafiar las leyes de la gravedad.

Y de la genética.

Pues consiguen hacer lo que el ser humano siempre ha deseado y no puede hacer por sí mismo: imitar a los pájaros.

 

Claro, este superpoder conlleva una gran responsabilidad.

Y precisamente por eso es tan importante que el piloto tenga la cabeza y las emociones en su sitio cuando está a los mandos de un avión.

Por eso, si eres piloto, eres un ser de alto rendimiento.

Porque te estás jugando la vida (no solo la tuya) en un vuelo de una hora, igual que Gervasio Deferr se jugaba la medalla olímpica de oro en los 7 segundos que duraba su carrera y salto al potro.

Tienes que estar plenamente concentrado en tu misión, que es llevar el avión. Y de ahí la importancia del entrenamiento mental y emocional que yo lidero en PULSE.

Y también por eso en PULSE te ofrecemos toda la formación necesaria para que no sólo apruebes tu examen y obtengas tu licencia de piloto, sino que puedas convertirte en el mejor piloto que quieras llegar a ser.

Pero para ser ese mejor piloto, lo primero es suscribirte a nuestra newsletter. Como ves, el primer paso no es nada exigente…

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos.

¿Quieres dar ese primer paso?

Bien, hemos hablado de las alas de PULSE, David y Natalia, pero un avión no está completo sin el fuselaje, ni nuestra escuela sin su equipo.

Y sí, claro que tenemos un equipo.

No te vamos a decir que son profesionales expertos en aviación y en entrenamiento emocional y mental, porque aunque lo son, nos parece obvio.

Preferimos decirte que el equipo de PULSE va a hacer que salgas de esta escuela, no sólo con una licencia de piloto, sino con la confirmación de haber hecho la elección correcta.

Son instructores y coaches que, además de enseñarte la profesión de piloto, van a impulsarte cuando más lo necesites. Para resolver dudas sobre tu carrera de piloto y superar los miedos e incertidumbres propios de este proceso.

En definitiva, si a alguien vas a tener que echarle la culpa de haberte convertido en un piloto de alto rendimiento, va a tener que ser al equipo de PULSE, por mucho que nos pese.

Sí, piloto de alto rendimiento, como te explicaba Natalia más arriba. Pero si quieres entenderlo mejor y conocer nuestra propuesta formativa, sólo tienes que suscribirte a nuestra newsletter.

Déjanos tu email

Si estás familiarizado con las siglas ATO y AESA, sí, confirmamos que somos una escuela ATO y te ofrecemos la formación reglada oficial de AESA. Pero te lo ponemos en letra pequeña porque es lo mismo que dicen todos y no nos gusta repetirnos, aunque esto sí que te lo hemos repetido.

Por cierto, hablando de estar concentrado en el avión, en PULSE vamos a formarte de tal forma que las veces que tengas que decir...

en tus comunicaciones con la torre de control, sean pocas o ninguna.